Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

POLILLA DE LAS CIRUELAS

POLILLA DE LAS CIRUELAS
(Grapholita (Cydia) funebrana Tr.)

Información sobre la Polilla de las Ciruelas en Frutales de Hueso y Pepita y medidas de protección ante una plaga.

Descripción:

La mariposa de la polilla de las ciruelas mide, en reposo, cerca de 8 mm de longitud y hasta 15 mm con las alas extendidas. Sus alas anteriores son de color gris pardo oscuro con dibujos y sombras difusas y una mancha de color ceniza ligeramente marcada en el ángulo externo. Las alas posteriores son gris parduzco uniforme con pelos gris amarillentos. Los huevos son lenticulares y traslúcidos, miden cerca de 0,7 mm, se depositan de forma aislada sobre los frutos. Las orugas son primero claras para después volverse rosa oscuro. Tienen la cabeza de color marrón oscuro y miden 10-12 mm en el último estado larvario. Esta plaga ataca a las ciruelas europeas y japonesas y raramente a las cerezas, albaricoques y melocotones. Son particularmente sensibles a sus ataques las variedades tardías de ciruelo. Normalmente se desarrolla en tres generaciones anuales.

Las larvas invernantes del último estadio pasan la estación fría en un capullo sedoso entre las grietas de la corteza y diversos refugios. Evolucionan a crisálidas ya en febrero, para en la primavera, de marzo a abril y de forma muy escalonada, se produce el primer vuelo de mariposas. El inicio de esta primera salida de adultos suele ocurrir una o dos semanas después de la caída de pétalos. Los huevos se depositan por la hembra de forma aislada sobre la superficie de los frutos en atardeceres calmados y al amanecer. La eclosión tiene lugar de 9 ó 15 días más tarde. Los huevos se pueden observar generalmente sobre la mitad inferior de las ciruelas. Las orugas neonatas penetran rápidamente en el fruto realizando una galería que a veces se dirige a la base del pedúnculo, frenando el desarrollo de fruto y provocando la caída prematura al suelo, donde efectúan su desarrollo larvario. Las orugas dejan el fruto para crisalidar y emerger a mariposas de 2º vuelo. En la segunda generación, la mayor parte de los frutos atacados quedan sobre el árbol hasta la maduración. Después de un periodo de desarrollo de 3 a 4 semanas, las larvas dejan los frutos. Una parte de ellas buscan un abrigo para el invierno y entran en diapausia, otras pasan a crisálidas dando lugar a una 3ª generación.

La polilla de las ciruelas en frutales de hueso

Síntomas y daños:

Los frutos atacados en primavera por las larvas de 1ª generación toman frecuentemente un color violeta, particularmente en la zona peduncular y caen prematuramente. Los ataques de 2ª generación manifiestan frecuentemente una exudación de goma en el punto de penetración de la oruga en el fruto. A veces la galería de la larva se aprecia bajo la epidermis como una zona más oscura sinuosa, esta se ensancha a continuación en una cavidad llena de excrementos en la proximidad del hueso. Los frutos atacados son los primeros en madurar.

La polilla de las ciruelas en frutales de pepita

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

Es fácil seguir la evolución de los vuelos de Cydia funebrana por medio de trampas con atrayente sexuales de machos. El ciclo de desarrollo de esta polilla está ligado a la suma de temperaturas medias superiores a 10ºC. Es por ello posible prever el estado de evolución de la plaga mediante la suma de grados día acumulados, una generación requiere la suma 420 ºC (Charmillot 1979). Se valorarán los daños haciendo un muestreo de 1.000 frutos desde el estado de fruto cuajado hasta la recolección. El control visual de las puestas y de las penetraciones ayudan a tomar una decisión en caso de duda en cuanto a la necesidad de un tratamiento.

Medidas de prevención y/o culturales:

No dejar cosecha sin recolectar para disminuir las poblaciones de las siguientes generaciones.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA FRUTALES DE PEPITA O HUESO

Variedades: Albaricoque, Nectarina, Cerezo, Paraguayo, Ciruelo, Melocotonero, Manzano, Peral.

Protectores Cuidatree recomendados para frutales de pepita o hueso:

    • 40×14
    • 35×20
    • 55×20 perforado

Umbral/Momento de intervención:

Realizar tratamientos con más del 1% de frutos atacados o bien con más de 10 capturas de adultos por trampa y semana.

Medidas alternativas al control químico:

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

  • Medios biológicos: El control con fauna auxiliar con himenópteros parásitos y coccinélidos depredadores es insuficiente para un control eficaz de daños.
  • Medios biotecnológicos:  La técnica de la confusión sexual, en parcelas con el tamaño adecuado, puede dar resultados satisfactorios para su control.
  • Medios químicos:  Los daños de la primera generación de la polilla de las ciruelas son generalmente poco importantes. La mayor parte de los frutos atacados en ese momento caen con la caída fisiológica normal y el efecto de un tratamiento no tiene prácticamente influencia sobre el nivel de ataque en recolección. Hay diversos tipos de insecticidas autorizados y en la elección de estos, según su forma de actuar, hay que tener en cuenta su impacto sobre la fauna útil a fin de proteger los coccinélidos predadores, así como los himenópteros parásitos que contribuyen a reducir la población del insecto. Generalmente una sola intervención en el inicio de la puesta del 2º vuelo, por medio de un insecticida con efecto ovicida, permite mejorar la eficacia en el control de la polilla. Para la 3ª generación la elección del producto vendrá condicionada por la persistencia del insecticida por el mayor periodo de oviposición y por el momento de la recolección. Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Bibliografía:

Les tordeuses nuisibles en arboriculture fruitiere. INRA, 1986