Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

CHANCRO O FUSICOCCUM

CHANCRO O FUSICOCCUM
(Phomopsis amygdali Del.)

Información sobre el Chancro o Fusicoccum en frutales de hueso y medidas de protección ante estas enfermedades.

Descripción:

La manifestación más típica de esta enfermedad se observa hacia finales de invierno, y durante la primavera especialmente en las etapas de apertura de yemas, floración y desarrollo de los nuevos brotes. En estos estados, los árboles afectados muestran una desecación progresiva y a veces muy rápida de las flores, yemas y brotes. Es especialmente agresivo en algunas variedades de melocotonero, nectarina y albaricoquero. Está citado en ciruelo, aunque es poco frecuente. Forma picnidios que en épocas lluviosas fructifican emitiendo cirros blanquecinos de esporas (conidios). Las infecciones se producen principalmente en otoño y en primavera, cuando las condiciones climáticas de lluvia y temperaturas suaves son idóneas para desarrollo del hongo. Este penetra a través de las heridas que se producen con la caída de hojas durante el otoño o a través de y yemas de flor en primavera. Durante periodos de lluvia, se forman los picnidios y expulsan los conidios que la lluvia dispersa en la rama o ramas vecinas.

CHANCRO O FUSICOCCUM (Phomopsis amygdali Del.)

Síntomas y daños:

En las ramas y brotes afectados aparecen manchas de color marrón de forma ovalada o elipsoidal, situados preferentemente alrededor de las yemas, algo deprimidos y con pequeños picnidios subepidérmicos oscuros, acompañados de pequeñas exudaciones gomosas. En las áreas necrosadas, la cutícula y a veces la primera capa de la epidermis se separa, tomando el chancro un color grisáceo. La formación de estos chancros produce desecamiento de flores, yemas y brotes. En caso de ataques importantes se observan durante el verano gran cantidad de ramas del año secas, con las consiguientes pérdidas económicas. La enfermedad también se manifiesta en las hojas, apareciendo manchas irregulares de color marrón, entre 3 y 12 mm de diámetro, si bien la infección foliar es mucho menos perjudicial. Es una enfermedad muy agresiva en determinadas variedades de melocotón y nectarina, especialmente en las plantaciones situadas en las proximidades de ríos y arroyos.

Periodo crítico para el cultivo:

Episodios lluviosos, especialmente durante la caída de la hoja y en la brotación.

Medidas de prevención y/o culturales:

Es conveniente cortar las ramas por debajo del chancro y quemarlas de inmediato para disminuir la fuente de inóculo. Estructurar la copa de los árboles durante la poda para favorecer la mayor aireación posible. Asimismo, es recomendable evitar los encharcamientos.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA FRUTALES DE PEPITA O HUESO

Cultivos: Albaricoque, Nectarina, Cerezo, Paraguayo, Ciruelo, Melocotonero, Manzano, Peral.

Protectores Cuidatree recomendados para frutales de pepita.y hueso:

    • 40×14
    • 35×20
    • 55×20 perforado.

Medidas alternativas al control químico:

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos:

Es imprescindible mantener la planta protegida durante el periodo de caída de hoja y antes de la hinchazón de las yemas. Los tratamientos se deben realizar siempre antes de que ocurran las lluvias, ya que los tratamientos después de llover no resultan eficaces. Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Bibliografía:

“Enfermedades de los Frutales de Pepita y de Hueso”. Monografía de la Sociedad Española de Fitopatología nº3. Ed. Mundi Prensa. 2000