Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

NECROSIS BACTERIANA DE LA VID

Necrosis: la enfermedad vascular crónica que afecta exclusivamente a la vid

Información sobre la necrosis bacteriana de la vid y medidas de protección ante esta enfermedad.

NECROSIS BACTERIANA DE LA VID (Xylophilus ampelinus)

Descripción:

La necrosis bacteriana de la vid esta producida por la bacteria de cuarentena Xylophilus ampelinus. Es una enfermedad vascular crónica que afecta exclusivamente a la vid. Está considerada como una enfermedad cíclica que muestra durante ciertos períodos abundantes síntomas y que, en cambio, en otros, prácticamente desaparece. Las infecciones latentes son frecuentes. La dispersión de la enfermedad a largas distancias se realiza por material vegetal contaminado como patrones y púas de injerto y a cortas distancias, a través de herramientas de poda no desinfectados. También mediante el transporte por el viento y la lluvia de los “lloros” cargados de bacterias o de las bacterias exudadas por los chancros o las manchas de las hojas. El desarrollo de la enfermedad se ve favorecido en primaveras frías y lluviosas. La bacteria es expulsada al exterior por los lloros de la vid infectando yemas y hojas, lo que provoca síntomas y el aumento del inóculo bacteriano. La bacteria puede estar latente en el interior de la cepa durante períodos variables de tiempo, sin causar síntomas, pero podrá ser disiminada por la poda o por la utilización de material vegetal de las plantas con infecciones latentes.

Síntomas y daños

Los síntomas más frecuentes observados en los distintos órganos de la planta son los siguientes:

• Las yemas afectadas abortan o desborran con dificultad y el inicio de la vegetación se retrasa considerablemente, dando origen, a brotes raquíticos que, en muchos casos, se secan.

• Los sarmientos, principalmente en los tres primeros nudos, muestran unas necrosis sectoriales alargadas de color pardo oscuro o negro que suelen tener un margen de aspecto húmedo y aceitoso. Posteriormente, suelen evolucionar a chancros profundos de varios centímetros de largo, que pueden afectar al leño. Estos chancros son muy visibles en otoño, tras la caída de la hoja y es el síntoma más característico de la enfermedad. Los sarmientos se arquean hacia el suelo.

• Las hojas basales de los sarmientos, pueden presentar pequeñas manchas angulares, de 1-3 mm de diámetro, de color oscuro, con un halo amarillento aceitoso que pueden ser confluentes. • Los racimos pueden presentan necrosis y chancros en el pedúnculo y raquis con un fuerte corrimiento. Los ataques de X. ampelinus en condiciones climáticas favorables pueden provocar la muerte de la planta en pocos años.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

Actualmente no existen modelos predictivos fiables que indiquen la previsión de riesgo.

Medidas de prevención y/o culturales

• Utilizar material vegetal sano

• Para nuevas plantaciones y para reposición de cepas, debe elegirse material sano.

• Variedades muy sensibles: Airén, Bobal, Garnacha tintorera, Merseguera, Palomino, Granegro, Juan Ibañez y Vidalillo.

• Variedades poco sensibles: Cardinal, Garnacha peluda, Mazuela, Merseguera, Monastrell, Pedro Ximenez, Tinto de Madrid y Trepad. Respecto a patrones parece aumentar la sensibilidad Rupestris de Lot. La utilización de material vegetal sano y de técnicas culturales adecuadas constituyen, sin duda, las medidas de lucha más eficaces.

• Si se confirma la presencia de la bacteria en pocas plantas, eliminar las enfermas y quemarlas

• Realizar podas severas en el período de reposo vegetativo de las cepas de todas las partes afectadas e incluso cortar brazos enteros si fuese necesario comenzando por las de apariencia sana y dejando para el final las enfermas.

• En ningún caso debe realizarse la poda durante el lloro de la viña, ya que se podría transmitir la enfermedad de una planta a otra mediante las herramientas de poda.

• Desinfectar las herramientas de poda con un biocida entre cada dos cepas o al menos cada cierto tiempo, especialmente en el caso de parcelas con plantas enfermas.

• Quemar todos los restos de poda

• No abusar de los abonos orgánicos ni de abonos minerales nitrogenados.

• No enterrar los restos de poda.

Umbral/Momento de intervención

Las tres épocas aconsejadas para la realización de las aplicaciones son las siguientes: • Inmediatamente después de la poda. • En los estados fenológicos C/D. • En los estados fenológicos D/E.

Medidas alternativas al control químico:

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos: Hay tratamientos que presentan cierta eficacia, aunque solamente detienen la expansión de la enfermedad y disminuyen el inóculo externo disponible.

Bibliografía:

 Para más datos consultar: “Los parásitos de la vid. Estrategias de Protección Razonada” coedición, MAPA y Mundi-Prensa. 5ª edición, 2004. Tesis Doctoral “La necrosis bacteriana de la vida, causada por Xylophilus ampelinus. Detección Serológica, distribución en Aragón y sensibilidad varietal” Dr. Miguel A. Cambra Alvárez.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA VIña

Variedades: Bobal, garnacha Tintorera, Macabeo, Tempranillo, Cabernet Sauvignon.

Protectores Cuidatree recomendados para vid:

    • 35×20 perforado
    • 50×14 perforado,
    • 60×14 perforado.