Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

TRIPS

TRIPS
(Frankliniella occidentalis Perg.)

Información sobre los Trips en Frutales de Hueso y medidas de protección ante una plaga.

Descripción:

Varios trips causan daños en los frutales de hueso, tales como Thrips angustipceps, Thrips tabaci…, pero desde la introducción, a finales de la década de los años 80 de la especie Frankliniella occidentalis ésta es sin duda la principal causante de daños en gran número de plantas y en los frutales de hueso. Este trip es conocido como “trip californiano” y también como “trip de las flores” es el principal responsable de los daños de trips en melocotonero y sobre todo en nectarino y con menor importancia en otros frutales. Es un insecto chupador, de cuerpo alar gado (0,8-2 mm), con dos pares de alas plumosas y coloración que varía de marrón oscuro en invierno a tonalidades amarillentas en verano. Las hembras son de color más oscuro y su tamaño es algo superior al macho, midiendo 1,2-2 mm, fren te a los 0,8-0,9 mm de los machos. Las hembras insertan los huevos, blancos y de forma arriñonada de 0,2 mm, en los tejidos vegetales: flores, hojas e incluso brotes. Las ninfas son ápteras y alargadas, inicialmente blanquecinas virando posteriormente a blanco amarillento. Para diferenciar este género de otros, además del color, F. occidentalis se distingue porque posee en el protórax un par de sedas largas en los ángulos superiores, se caracteriza por poseer ocho artejos en las antenas.

Trips Frankliniella occidentalis en frutales de hueso y pepita

Ciclo biológico:

Al inicio de la floración los adultos, invernantes o procedentes de flores silvestres u otros cultivos, vuelan a las flores de los frutales de hueso para alimentarse, realizando la puesta en su interior, en hojas o en tallos jóvenes. Las larvas permanecen protegidas en las flores y tras el cuajado se refugian debajo del capuchón floral (collarín) hasta la expulsión del mismo al engordar los frutos. Posteriormente pasan a los brotes y frutos, pudiendo emigrar a otros cultivos o plantas espontáneas. La duración del ciclo depende de la alimentación y la temperatura, rondando entre las 2 ó 3 semanas.

Síntomas y daños:

Las larvas refugiadas bajo el cáliz se alimentan vaciando las células con sus picaduras, provocando cicatrices, suberificaciones y deformaciones en los frutitos recién cuajados. En los brotes ocasionan deformaciones y a veces parada del crecimiento. Durante el envero-maduración se trasladan a los frutos, provocando en nectarinas el característico daño denominado “plateado”. Elevadas poblaciones de trips pueden provocar también plateado en melocotón y en albaricoque. En cerezo los daños no son habituales. Provocan en el fruto dos tipos de lesiones, en placa o circulares. Las variedades tardías y de fructificación apiñadas (Lapins, Sweet heart…) son las más sensibles.

Trips Frankliniella occidentalis en la uva de transformación y en frutales de hueso y pepita

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

Se plantean diferentes muestreos a lo largo del ciclo fenológico del cultivo:

Fase de floración-collarín: desde aproximadamente el 20-40% de floración al 40-60% de collarín se realizarán muestreos periódicos tomando de cada árbol, elegido al azar, 8 flores o collarines en los que se observará la presencia de F. occidentalis con el fin de obtener el % de órganos ocupados. Fase brotes-sacudidas: desde 1 mes antes del envero hasta la recolección (en árboles adultos) o finales de verano (árboles en formación), se realizarán muestreos semanales de 2 brotes por árbol al azar, golpeándolos 3 veces sobre una superficie blanca para así contar el número de trips de cada brote. Los brotes serán de unos 30 cm de longitud y se tomarán de la zona media del árbol. Fase frutos-envero: desde envero a recolección, de las diagonales de la parcela se elegirán árboles al azar, observando la presencia de síntomas de trips en 4 frutos de cada árbol. No es preciso arrancar la fruta. Frutos-recolección: se valorarán los daños de trips sobre 500 frutos maduros, bien en el árbol o en las cajas en el momento de la recolección (20 frutos/árbol), según la escala: nivel 1 (hasta un 5% de la superficie con plateado), nivel 2 (entre un 5 y un 20%), nivel 3 (mas del 20%). Este muestreo se podrá realizar en el almacén sólo cuando productor y comercializador sean la misma entidad. El número mínimo de árboles a muestrear será: el 1% (para menos de 3 ha) y el 0,7% (más de 3 ha). En ocasiones las lindes de la parcela presentan mayores ataques, por lo que se recomienda vigilarlas especialmente.

Medidas de prevención y/o culturales:

La vegetación espontánea, como el jaramago blanco, la corregüela o el botón azul, en verano, son un reservorio importante de trips, por lo que hay que inspeccionarla y eliminarla, en caso de ser necesario, antes de los momentos de peligrosidad (no coincidir con la floración de los frutales). Si hay alfalfa, hay que tener en cuenta los cortes para que los trips no vayan a los frutales. Lo mejor es el corte por bandas alternas. La concienciación del consumidor de que en la mayoría de los casos se trata de un daño sólo estético.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA FRUTALES DE PEPITA O HUESO

Variedades: Albaricoque, Nectarina, Cerezo, Paraguayo, Ciruelo, Melocotonero, Manzano, Peral.

Protectores Cuidatree recomendados para frutales de pepita o hueso:

    • 40×14
    • 35×20
    • 55×20 perforado

Umbral/Momento de intervención:

Durante la floración presencia de adultos o larvas, en el estado de collarín el 2% de órganos ocupados y en brotación 1 trips/brote. Los daños de plateado observados en la recolección nos ayudarán a valorar la estrategia de lucha empleada.

Medidas alternativas al control químico:

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

  • Medios biológicos: La presencia de insectos auxiliares: trips pijama (Aeolothrips sp.), orius, fitoseidos…, es insuficiente para el control de la plaga.
  • Medios químicos: Los tratamientos contra trips se deben realizar en su caso, durante el periodo crítico de floración y cuajado de frutos, que es el periodo donde se producen más daños en los frutitos cuajados, y posteriormente en la época previa a la recolección para prevenir los daños de plateado. Tras cada muestreo el técnico decidirá la necesidad o no del tratamiento, siguiendo los umbrales establecidos. Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Bibliografía:

Fichas Divulgación Sanidad Vegetal, Frutales de hueso 12/04, Consejeria de Agricultura y Pesca Junta de Andalucía.