Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

Araña amarilla en frutales de hueso

ARAÑA amarilla EN FRUTALES DE HUESO
(Tetranychus urticae Koch)

Información sobre la Araña Amarilla en Frutales de Hueso y medidas de protección ante una plaga.

Descripción:

La araña amarilla es una plaga muy polífaga que ataca prácticamente a todos los cultivos, así como a numerosas especies no cultivadas, con un gran potencial reproductivo, lo que la hace muy peligrosa. La hembra durante el periodo de actividad es de forma oval, de alrededor de 0.5 mm, de color que va del amarillo-verdoso a amarillo rojizo, con dos manchas laterales oscuras. La hembra invernante es ligeramente más pequeña y de color anaranjado, sin manchas laterales. El macho es más pequeño que la hembra y con el abdomen triangular. El huevo es esférico, de 0.1 mm, translúcido al principio y después amarillo-ámbar. La larva neonata es del mismo tamaño que el huevo y presenta sólo 3 pares de patas, pasando hasta adulto por 2 estadios ninfales, estos ya con 4 pares de patas, muy similares a los adultos. Entre cada fase, pasa por un estado inmóvil en el que se produce la muda.

La araña amarilla en los frutales de hueso

Síntomas y daños:

Es una de las plagas más graves tanto de los frutales como de numerosos cultivos, ya que puede producir defoliaciones en caso de poblaciones altas y ausencia de medidas de control, especialmente en periodos de altas temperaturas y baja humedad. Los daños más frecuentes suelen ser las típicas defoliaciones. Los primeros síntomas son punteaduras blanquecinas en las hojas, que a medida que la población aumenta se van uniendo, creándose manchas necróticas. En el envés de las hojas pueden observarse a simple vista o con pocos aumentos las colonias de arañas, que cuando son muy numerosas se cubren con una fina tela de araña. En caso de fuertes ataques, las hojas se secan.

Período crítico para el cultivo:

Durante el verano, especialmente si se dan temperaturas altas y humedades relativas bajas. El agostamiento de la cubierta vegetal o la eliminación de la misma puede favorecer la emigración de la plaga desde las plantas adventicias hacia la parte baja de la planta.

Araña amarilla común en la uva de transformación y en frutales de hueso

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

El mejor método de seguimiento es la observación directa de un número determinado de hojas estableciéndose la muestra en 100 hojas elegidas a razón de 2 en 50 árboles, bien en campo con lupa de 10 aumentos o en laboratorio mediante lupa binocular. El índice de población se dará por el porcentaje de hojas ocupadas. Las observaciones deberán ser semanales.

Medidas de prevención y/o culturales:

Mantener limpia la plantación de malas hierbas, y si existen evitar que estas se sequen. Procurar que las aplicaciones insecticidas tengan el mínimo impacto sobre los ácaros. Evitar tratamientos insecticidas, especialmente en secano en períodos cálidos.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA FRUTALES DE PEPITA O HUESO

Variedades: Albaricoque, Nectarina, Cerezo, Paraguayo, Ciruelo, Melocotonero, Manzano, Peral.

Protectores Cuidatree recomendados para frutales de pepita o hueso:

    • 40×14
    • 35×20
    • 55×20 perforado

Umbral/Momento de intervención:

El umbral es muy variable en función del cultivo y del momento (primavera, verano), así como de la población de auxiliares presente en el cultivo, pudiendo oscilar entre 5 y 50% de hojas ocupadas.

Medidas alternativas al control químico:

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

  • Medios biológicos:

    Existen numerosos enemigos naturales que pueden controlar perfectamente la plaga, siendo especialmente eficaces varias especies de fitoseidos, Stethorus, Orius y el trips de las 6 manchas (Scolotrhips longicornis, Priesner) o el del pijama (Aelotrips tenuicornis). Para ello, deben evitarse los tratamientos químicos insecticidas poco selectivos, que eliminan la fauna auxiliar.

  • Medios químicos:

    En caso de que sea necesario recurrir a tratamientos químicos, estos deben tener efecto tanto contra formas móviles como contra huevos, o bien mezclarse dos materias activas que complementen sus efectos. Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Bibliografía:

Para más datos, consultar: “Los parásitos de la vid. Estrategias de Protección Razonada”. Coedición, MAPA y Mundi-Prensa. 5ª edición, 2004.