Cuidatree

OÍDIO DE LA VID

OÍDIO DE LA VID (Erysiphe (Uncinula) necator Burr.)

Información sobre el Oídio de la Vid y medidas de protección ante estas enfermedades.

Descripción:

El oídio de la vid es una enfermedad endémica provocada por un hongo ectoparásito que inverna en las yemas (micelio) y también en los sarmientos, las hojas y la corteza de las cepas (cleistotecas). El hongo puede desarrollarse a partir de 5ºC y detener su desarrollo a 35ºC, por lo que desde que se produce la brotación de las yemas, el micelio invernante en ellas puede invadir los órganos que se vayan formando y la lluvia puede producir la liberación de las ascosporas contenidas en las cleistotecas y provocar las primeras infecciones.

OÍDIO DE LA VID (Erysiphe (Uncinula) necator Burr.)

Síntomas y daños:

El oídio puede afectar a todos los órganos verdes de la cepa, causando los mayores daños en racimo. En hoja, los síntomas iniciales se manifiestan por manchas de aceite de pequeño tamaño en el haz con puntitos y manchas pequeñas difusas en el envés. Tanto por el haz como por el envés las hojas se recubren de un polvillo blanco ceniciento, que puede afectar a parte o a toda la hoja y que se desprende con facilidad al pasar un dedo por encima. Después estas hojas se encorvan hacia el haz en forma de teja invertida. Estos síntomas son el primer aviso de la enfermedad. Los daños en hoja no suelen tener gran importancia económica. En brotes y sarmientos los síntomas se manifiestan por manchas difusas de color verde oscuro que van creciendo y pasando a tonos achocolatados y negruzcos en sarmientos. En racimos, los granos adquieren un tinte plomizo, recubriéndose del típico polvillo ceniciento y posteriormente al engordar el grano, se agrietan. Los daños pueden afectar de forma muy importante a la cantidad de cosecha, así como a la calidad por facilitar la penetración de las podredumbres. A partir del envero el hongo no ataca al racimo. La sensibilidad a oídio es distinta para cada variedad.

Periodo crítico para el cultivo:

El período más sensible es el comprendido entre inicio de floración (I) y cuajado (J)/engorde del grano (K-L).

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

Actualmente no existen modelos predictivos fiables que indiquen la previsión de riesgo. 

Medidas de prevención y/o culturales:

Las técnicas culturales de poda en verde, eliminación de pámpanos, desnietado y deshojado a nivel de racimos facilitan la penetración de los tratamientos fitosanitarios y la aireación de los mismos. En el control de oídio es importante que el producto llegue al racimo y para ello hay que realizar el tratamiento por todas las calles de la viña.

Umbral/Momento de intervención:

No está definido, pero por su gravedad debe actuarse contra el oídio antes de que se detecte su presencia en el viñedo. Se deben realizar tratamientos preventivos al iniciarse la floración, y hasta que finalice el período floración-cuajado-engorde del grano que es el más sensible. En viñedos con ataque muy importante en el año anterior o variedades muy sensibles a oídio, hay que realizar el primer tratamiento cuando los brotes tienen 10 cm por si se producen contaminaciones de brotaciones de yemas infectadas. Si se alcanza el inicio de envero sin oídio, este ya no atacará a los racimos.

Medidas alternativas al control químico:

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos:

Existen diversas sustancias químicas con modo de acción diferente, penetrante, de contacto o sistémico, que pueden ser utilizadas para el control del hongo. Se debe seguir un programa de actuación y evitar la aparición de resistencias utilizando productos fitosanitarios de diferentes familias químicas. Los momentos oportunos de tratamiento son:

  1. Brotes de unos 10 cm de longitud (F)
  2. Inicio floración (I)
  3. Tamaño guisante-garbanzo (K-L)
  4. Inicio envero (M)

Bibliografía:

Para más datos consultar: “Los parásitos de la vid. Estrategias de Protección Razonada” coedición, MAPA y Mundi-Prensa. 5ª edición, 2004. “Plagas y enfermedades del viñedo en La Rioja” José Luis Pérez-Marín. Gobierno de La Rioja, 2013

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA VIña

Variedades: Bobal, garnacha Tintorera, Macabeo, Tempranillo, Cabernet Sauvignon.

Protectores Cuidatree recomendados para vid:

    • 35×20 perforado
    • 50×14 perforado,
    • 60×14 perforado.
También te interesará esto: