Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

CHANCRO BACTERIANO en frutales de hueso

CHANCRO BACTERIANO en frutales de hueso
(Pseudomonas syringae pv. syringae Van Hall)

Información sobre el Chancro Bacteriano en frutales de hueso y medidas de protección ante estas enfermedades.

Descripción:

Esta suele ser la enfermedad bacteriana más grave en cerezo, siendo especialmente sensible el árbol cuando es joven (<6-8 años). Sólo es receptivo al ataque entre la caída de hojas y la primavera. El frío y las lluvias son determinantes en el ataque de esta bacteria. La bacteria vive de forma inocua (saprofita) en la superficie de las hojas, movilizándose en otoño con las lluvias y penetrando en el árbol. Las principales vías de infección pueden ser naturales (heridas de las hojas al caer, lenticelas, micro lesiones ocasionadas por toxinas…) o provocadas (heridas de poda, rotura de ramas, lesiones de granizo, daños de heladas…).

Cuando se producen heladas, una parte del agua de las células sale de ellas y se deposita en los espacios intercelulares, allí se transforma en hielo, con la recuperación de las temperaturas el hielo se funde y el agua es reabsorbida lentamente. Si alguna célula está contaminada, los gérmenes se difunden de unas a otras. Durante el otoño y el invierno, la bacteria se extiende de forma longitudinal en los tejidos próximos a la corteza, especialmente alrededor de las yemas y ramilletes de mayo. A la primavera siguiente, los órganos atacados liberarán multitud de bacterias, qué transportadas por las gotas de lluvia, re infectaran nuevos tejidos (brotes, hojas, frutos…), allí permanecen hasta el otoño siguiente. En cerezo, las principales vías de contaminación son las heridas que dejan las hojas al caer y las de poda.

CHANCRO BACTERIANO (Pseudomonas syringae pv. syringae Van Hall)

Síntomas y daños:

La exudación de resina y los chancros suelen ser los síntomas más característicos. La importancia de los daños varía según la situación e importancia de los chancros, siendo graves cuando son grandes y afectan al tronco o ramas principales. Otros daños son: falta de brotación o brotación irregular, hojas con lesiones necróticas rodeadas de un halo amarillento que no suelen cribarse, brotes necrosados, frutos con lesiones parduzcas, enrojecimiento de la corteza de las ramas afectadas, depresión vegetativa, seca progresiva de ramas, emisión de rebrotes desde la raíz… La mayoría de estos síntomas también pueden provocarlos otras patologías.

 

Periodo crítico para el cultivo:

El periodo entre caída de hoja y la brotación. Especialmente si coinciden con periodos fríos y lluviosos.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

No procede, son imprescindibles los tratamientos preventivos.

Medidas de prevención y/o culturales:

Evitar el cultivo en zonas frías y húmedas, con fuertes oscilaciones térmicas (día/noche, invierno/verano), con suelos sensibles (ácidos, asfixiantes y encharcadizos). Uso de material vegetal sano y bien adaptado a la zona de cultivo. Enmiendas y fertilización adecuada, evitando los abusos del abonado nitrogenado. No formar árboles bajos (tronco>50 cm). Poda en tiempo adecuado y seco, evitando especialmente las que se realizan en otoño. Desinfección de herramientas de poda. Corte y eliminación de zonas afectadas. Protección inmediata de cortes. Buen control de adventicias. Eliminar sierpes. Evitar el estrés hídrico porque la mala nutrición cálcica incrementa la sensibilidad. Vigilar el ataque de vectores (barrenillos…).

Umbral/Momento de intervención:

No procede. El tratamiento químico debe ser preventivo durante el periodo de caída de hojas y la brotación.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA FRUTALES DE PEPITA O HUESO

Cultivos: Albaricoque, Nectarina, Cerezo, Paraguayo, Ciruelo, Melocotonero, Manzano, Peral.

Protectores Cuidatree recomendados para frutales de pepita.y hueso:

    • 40×14
    • 35×20
    • 55×20 perforado.

Medidas alternativas al control químico:

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos:

Realizar los tratamientos durante el período de caída de hojas y brotación, cuando las condiciones de humedad y temperatura sean favorables para el desarrollo de los síntomas o tras heladas primaverales. Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

Bibliografía:

La bactériose de l´abricotier. Ctifl

Plagas y Enfermedades de los Frutales de Hueso. The American Phytopathological Society. APS Press.

http://aym.juntaex.es/NR/rdonlyres/0BA2D66E-0039-4A0E-858E-1A4F7D8FC084/0/hoja_ chancro.pdf

Manual de enfermedades de las plantas. Smith et al. Ediciones Mundi-Prensa.