Cuidatree

Cuidatree. Protectores agrícolas ecológicos

cochinilla

cochinilla (Saissetia oleae Bern.)

Información sobre la Cochinilla en el Pistacho y medidas de protección ante una plaga.

Descripción:

La cochinilla es un homóptero que afecta al olivo, cítricos y otros frutales como el pistachero. La hembra alcanza, en estado adulto de 3 a 5 mm de longitud, tiene forma semiesférica, y es similar a un grano de pimienta, de color marrón cada vez más oscuro. Posee un relieve en forma de H característico. Las hembras son inmóviles y quedan adheridas a la planta. Se desconoce el macho (reproducción por partenogénesis). La hembra deposita más de un millar de huevecillos que quedan debajo de su cuerpo. Los huevos son elipsoides, de color rosado, de un tercio de mm de longitud. Las larvas tienen contorno ovalado, son inmóviles, de color terroso o amarillento, con longitud inferior a 3 mm. Tiene este insecto, en general, dos generaciones anuales. Al comienzo de la primavera, aparecen las primeras larvas que se fijan en nuevas brotaciones normalmente sobre el haz, en el nervio central. Cuando completan sus dos mudas se dirigen a las ramas, transformándose en adultos en verano. Los adultos más precoces de esta primera generación pueden dar lugar a una segunda, empezando a dar larvas desde ese mismo otoño.

COCHINILLA (Saissetia oleae Bern.)

Síntomas y daños:

Esta plaga produce daños en primavera y verano hasta que las temperaturas se elevan por encima de los 32 °C. Suele preferir los árboles de crecimiento vigoroso. Se manifiesta por la presencia en las ramas y ramillas de una especie de costras o verrugas semiesféricas, que son las hembras, produciéndose un debilitamiento generalizado de la planta por succión de savia. También produce un daño indirecto porque segrega una sustancia pegajosa y azucarada como melaza que embadurna las hojas y ramas, que propicia la aparición del hongo negrilla, restando capacidad fotosintética a la planta.

Período crítico para el cultivo:

La brotación y floración de los árboles es un período crítico.

Estado más vulnerable de la plaga:

Las etapas más sensibles para el control de este parásito, son los primeros estados larvarios, cuando han eclosionado el 90 % de larvas, cuyo indicador es el cambio de color del interior del caparazón que pasa del rosa al blanco (caspilla interior). Un punto a favor con este insecto, es que su desarrollo es bastante homogéneo, al menos en la primera generación.

Cochinilla en el pistacho

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo:

En junio se realiza un muestreo para determinar la incidencia de la plaga. En parcelas con incidencia elevada puede realizarse observaciones para la determinación del “% de avivación de huevos”. La determinación de este parámetro es importante en parcelas con niveles altos, ya que cuando se alcance el 90 % de avivación, será el momento en el que este agente sea sensible a los tratamientos fitosanitarios para su control.

Medidas de prevención y/o culturales:

Los ataques de esta “cochinilla” pueden verse favorecidos por abonados desequilibrados y por el uso indiscriminado de insecticidas, que destruyen los insectos beneficiosos. Las altas temperaturas estivales, acompañadas de vientos secos, provocan mortalidades superiores al 95 % en los estados larvarios. La aplicación de medidas culturales como plantaciones no muy densas, podas, nutrición equilibrada sin exceso de nitrógeno y un buen control del riego, en su caso, favorecerán el control natural de la plaga. Las podas facilitan la aireación de la copa del árbol lo que repercute negativamente sobre el desarrollo de los estados inmaduros de la cochinilla, ya que estas son muy sensibles al calor y al viento seco.

Umbral/Momento de intervención:

No existe un umbral de actuación establecido. Posible umbral: una hembra o 4 larvas en 10 cm de rama con hojas.

Medidas alternativas al control químico:

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico:

  • Medios biológicos: La cochinilla tiene numerosos parásitos, que a veces detienen la propagación de la plaga. El más importante es el himenóptero Scutellysta cyanea; también Metaphycus flavus y M. lounsburyi. Sus larvas se desarrollan bajo el escudo, devorando sus huevos. También hay varios coccinélidos que se alimentan de larvas, tales como el Chilochorus bipustulatus o el Exochomus quadrimaculatus. Otros parásitos son la mariquita Rhyzobius lophanthae y los chinches del género Phytocoris, los cuales, durante el periodo de marzo a abril, se alimentan de sus huevos y de sus estadios juveniles.

Medios químicos:

Los tratamientos químicos deben hacerse en verano, cuando hayan eclosionado todos los huevos. Se podrán utilizar, en el caso de que existan, los productos fitosanitarios autorizados para este uso en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a consultar en su web.

Bibliografía:

COUCEIRO, J. F.; CORONADO, J.M.; MENCHÉN, M. T.; MENDIOLA, M. A. (2000). El cultivo del pistachero. Editorial Agrolatino, S.L. COUCEIRO, J. F.; GUERRERO, J.; GIJÓN, M. C.; MORIANA, A.; PÉREZ, D.; RODRÍGUEZ, M. (2013). El cultivo del pistacho. Mundi-Prensa.

PROTECTORES RECOMENDADOS PARA PISTACHO

Variedades: Peter, C-especial, Kerman, larnaka, Sirora.

Portainjertos de Pistacho: UCB-1, Terebinthus, Atlántica

Protectores Cuidatree recomendados para pistacho:

    • 50×14 liso y perforado
    • 60×14 perforado.