Cuidatree

boletín-avisos-enero-2022

Boletín de Avisos – Enero

Cítricos

TRAMPEO MASIVO EN CÍTRICOS

Con el objetivo de reducir los daños y evitar la dispersión de Delottococcus aberiae (cotonet de Sudáfrica), en los municipios con presencia confirmada de esta plaga, la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, facilitará, a los agricultores dispositivos de atracción y muerte con piretrinas + feromonas, para el trampeo masivo de cítricos tanto para cultivos ecológicos como para convencionales.

Los citricultores podrán dirigirse a sus Cooperativas, Ayuntamientos, SATs, Organizaciones Profesionales agrarias u otras entidades, que podrán colaborar agrupando solicitudes y citricultores. Cada entidad solicitante deberá agrupar una superficie mínima de 5 hectáreas, siendo responsabilidad de cada entidad, la gestión, recogida y reparto del producto solicitado.

El reparto se realizará para cubrir la mitad de la superficie declarada, en función de las existencias, siempre que el agricultor se encargue de cubrir la otra mitad de la superficie mediante la compra de los dispositivos y su colocación. Se deberá aportar factura de compra (reciente) de dispositivos para trampeo masivo que se ajusten en cuanto a composición, usos, plaga, cultivo y dosis a la resolución de autorización excepcional del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en 2022. La solicitud deberá remitirse antes del 14 de enero de 2022 por correo electrónico (provincia de Valencia: mrenovel@tragsa.es, provincias Castellón y Alicante: sbroseta@tragsa.es).

Frutales

FRUTALES DE HUESO Y PEPITA

Tratamiento de invierno

El tratamiento de invierno es recomendable realizarlo en todas las plantaciones de frutales, especialmente en las de mayor edad. Tiene gran importancia para controlar o disminuir los ataques posteriores de algunas plagas o enfermedades como: piojo de San José (Quadraspidiotus perniciosus), pulgones (Myzus persicae y otros), abolladura (Taphrina deformans), araña roja (Panonychusulmi), oídio (Sphaerotheca pannosa, Podosphaera tridactyla) o psila (Cacopsila pyri).

Recomendaciones a tener en cuenta

Se realizarán los tratamientos después de haber podado.
· Los tratamientos de invierno actúan por contacto, por lo que hay que mojar bien todas las partes del árbol sin olvidar las ramillas más altas.
· El tratamiento no se debe realizar en tiempo lluvioso ni en días de riesgo de helada ni viento. La temperatura deberá ser superior a 5 °C.
· El polisulfuro se utiliza solo, no mezclar con compuestos de cobre ni insecticidas.
· Deben transcurrir como mínimo 30 días entre un tratamiento de polisulfuro y otro con aceite.
· Los aceites de parafina son menos eficaces contra insectos, para aumentar la eficacia contra estos se mezclarán con un insecticida.
· Los aceites en general tienen baja eficacia contra hongos, deben utilizarse mezclados con cobre o con otro fungicida.

Elección de tratamiento

Existen diversas posibilidades, debiéndose elegir para su ejecución la que más se acomode a los problemas de cada parcela según observación durante la poda o en la campaña anterior:

· Polisulfuro de calcio: este producto está especialmente recomendado en los programas de protección integrada por su baja toxicidad y autorizado en agricultura ecológica. Tiene buen efecto contra piojo de San José y, sobre todo contra oídio. Realizar el tratamiento en estados fenológicos A/B/C (00/01/03). Hay que tener especial cuidado con la maquinaria utilizada, pues puede ser corrosivo con los componentes que contengan cobre (latones, etc.). Se utilizarán las dosis que recomienda el fabricante.

· Aceite mineral+insecticida+oxicloruro de cobre 50: está aconsejado cuando hay problemas de araña roja, anarsia, abolladura, piojo de San José y pulgones. Se realizará inmediatamente antes de la floración, estados fenológicos C/D (03-07/10-55).

Insecticidas a emplear (frutales de pepita y hueso)

Piretroides (autorizados en el cultivo), piriproxifen.

PERAL

Psila (Cacopsylla pyri)

En parcelas con problemas de este insecto, la estrategia de control de la plaga puede consistir en dificultar que la hembra deposite los huevos sobre la madera mediante aplicaciones de caolín o en el control de adultos invernantes mediante tratamientos insecticidas, estos se realizaran en días soleados, sin viento y hacia el mediodía.

Productos: piretroides (autorizados en el cultivo) y aceite parafínico.

MELOCOTONERO

Pulgón verde (Myzus persicae) y abolladura (Taphrina deformans)

Para el control de hembras fundatrices se recomienda tratar en estado fenológico C/D (03-07/10-55) con un insecticida al que se le puede añadir un fungicida que controle la abolladura.

Insecticidas: aceite de parafina, acetamiprid, beauveria bassiana, flonicamid, sales potásicas de ácidos grasos, sulfloxaflor y taufluvalinato.

Fungicidas: captan, compuestos de cobre, difenoconazol, dodina,
polisulfuro de calcio y tebuconazol.

CAQUI

Mancha foliar (Mycosphaerella nawae Hiura & Ikata)

Las medidas culturales a realizar en esta época del año van encaminadas a reducir la cantidad de inóculo. En este sentido es
fundamental la eliminación de las hojas del suelo, mediante su incorporación con un laboreo superficial a principios de invierno o mediante recogida para su incineración o compostaje.

Viña

ENFERMEDADES FÚNGICAS DE LA MADERA DE LA VID

Las enfermedades fúngicas de la madera de la vid están causadas por diversos hongos que viven y colonizan las partes leñosas
de una planta de vid. Estas enfermedades producen necrosis y decoloraciones en el interior de la madera, así como infecciones
vasculares y descomposición esponjosa seca. La sintomatología externa consiste en un decaimiento general y progresivo de la
planta, que se traduce en retrasos en la brotación, yemas muertas, decoloraciones internerviales, hojas cloróticas, arrepollamiento, etc.

Las plantas afectadas por estas enfermedades sufrirán una pérdida de la productividad y en bastantes ocasiones, la muerte. Actualmente las enfermedades de la madera de la vid se agrupan en dos grandes grupos. Por una parte, las que afectan a plantas jóvenes durante los primeros años de la plantación, son la “Enfermedad de Petri” y el “Pie Negro”. Por otra parte, las que afectan a plantas adultas, en el viñedo ya establecido, son la “Yesca”, la “Eutipiosis” y el “Decaimiento por Botriosphaeria”.

En la página web de Sanidad Vegetal, en Informaciones Técnicas (Viña), encontrarán la “Guía sobre las enfermedades fúngicas de la madera de la vid”. En ella podrán consultar sobre la sintomatología y los agentes causales de cada una de ellas.
https://agroambient.gva.es/documents/163214705/163899384/Hongos+de+madera+en+vi%C3%B1a.pdf/a3048e2e-f432-4873-
9c36-02800c531dcc

Medidas de control:

Los dos principales medios de dispersión de estas enfermedades son a través del material de propagación y a través de las heridas de poda. Actualmente, no existen medidas de control curativas, por lo que para reducir el impacto de las enfermedades fúngicas de la madera de la vid recomendamos las siguientes medidas preventivas:

En nuevas plantaciones, utilizar material vegetal con la mayor calidad fitosanitaria posible. Hoy en día, los viveros pueden reducir significativamente la presencia de hongos de la madera en sus plantas mediante dos intervenciones:

A) Utilización de agentes de biocontrol autorizados. Se ha demostrado el potencial de hongos del género trichoderma
para combatir los patógenos de la madera en viveros de vid.

Actualmente hay registrado un único producto para uso en
vivero (también en plantaciones establecidas), contra hongos de la madera de la vid. Se trata de “Vintec”, cuyo agente de
biocontrol es trichoderma atroviride cepa SC1.

B) Tratamiento de termoterapia con agua caliente. En estudios recientes se ha demostrado que la aplicación de termoterapia
con agua caliente de 53ºC durante 30 minutos reduce significativamente la presencia de hongos causantes de las enfermedades de la madera de la vid, sin que se vea afectada la viabilidad de las plantas.

Al realizar una nueva plantación recomendamos que los plantones presenten un grosor adecuado, con un callo basal bien cicatrizado y una buena distribución de las raíces. Además, el terreno debe estar en perfectas condiciones de plantación y procuraremos que las raíces queden hacia abajo, no dobladas hacia arriba.

Por último, después de la plantación, evitaremos la intensificación del cultivo durante los primeros años de plantación, evitando situaciones de estrés y las altas producciones. Es importantísimo la aplicación, después de la poda, de productos preventivos para evitar la entrada a través de los cortes de poda de los hongos causantes de estas enfermedades.

En plantaciones adultas, las medidas de control que podemos recomendar con carácter general, las resumimos en los siguientes puntos:

● Marcar en verano las cepas con síntomas y podarlas en invierno después de las sanas.
● Eliminar y destruir brazos y cepas muertas. Se procederá a su gestión de acuerdo a las posibilidades de cada zona (quema, compostaje, pelets, etc.). De esta manera reduciremos significativamente el inóculo de las enfermedades presente en nuestra parcela.
● Podar en tiempo seco, dejando pasar 4-5 días sin podar después de una lluvia o nevada.
● Desinfectar las herramientas de poda regularmente. Esta desinfección se puede realizar con lejía comercial diluida al 50%,
con alcohol, o con cualquier otro producto registrado para tal uso.
● Cuando se realicen cortes de poda gruesos, se realizarán lo más vertical posible (para que no duerma el agua sobre el corte) y
se aplicará inmediatamente un mástic protector, o un producto preventivo autorizado para proteger los cortes de poda.
● Poda terapéutica. Cuando durante la poda se detecte alguna necrosis o podredumbre, seguiremos cortando hasta encontrar
tejido sano o sin síntomas.
● En algunos casos, especialmente cuando se trata de Eutipiosis o Decaimiento por Botriosphaeria, se puede rejuvenecer la cepa a partir de un brote basal.

Materias activas recomendadas:

Actualmente existen cuatro productos autorizados para proteger los cortes de poda en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Tres de ellos están basados en un agente de control biológico y el otro, basado en materias activas fungicidas. Los enumeramos a continuación:

  • Trichoderma atroviride, cepa I-1237 (ESQUIVE)
  • Trichoderma atroviride, cepa SC1. (VINTEC)
  • Trichoderma asperellum, cepa ICC012+Trichoderma gamsii, cepa ICC080. (BLINDAR)
  • Polímero líquido a base de Piraclostrobin 0,5%+Boscalida 1%. (TESSIOR)

Guía de buenas prácticas de higiene en la producción primaria agrícola

• Tener identificado el origen del agua.

• No mantener estiércoles y ganado cerca del agua.

• Utilizar agua limpia, cuando sea necesario, para las operaciones agrícolas.

• Utilizar solo productos autorizados.

• Respetar los plazos de seguridad y las condiciones de uso de los productos fitosanitarios (PF), para que no superen los límites máximos de residuos.

• Almacenar correctamente los productos fitosanitarios.

• Los envases de PF, no deberán de ser utilizados directamente, debiendo de ser lavados, inutilizados y almacenados para su posterior gestión.

• Disponer del Carnet de Usuario Profesional.

• Tener inspeccionados los equipos de aplicación de fitosanitarios.

• Usar lodos de depuración según anexo I del RD 1310/1990.

• Tener en cuenta las restricciones de uso de los fertilizantes orgánicos según anexo V del RD 506/2013.

• Disponer de un Plan de fertilización ajustado a limitaciones según legislación vigente (Código de Buenas Prácticas Agrarias), si la explotación pertenece a zona vulnerable a nitratos de origen agrario.

• Disponer de un Plan de fertilización ajustado a limitaciones según legislación vigente (Código de Buenas Prácticas Agrarias), si la explotación pertenece a zona vulnerable a nitratos de origen agrario.

• Mantener los vehículos de transporte limpios.

• No compartir el transporte con animales, productos químicos o cualquier otro elemento que pueda contaminar.

· No almacenar los productos de la cosecha con animales, productos químicos o cualquier otro elemento que pueda contaminar.

· Formar a los trabajadores en conocimientos básicos de higiene y sanidad.

• Comunicar al responsable si padecen enfermedades infecciosas y no trabajar en contacto con los productos.

• Cubrir y proteger las heridas.

• En la medida de lo posible, facilitar instalaciones para las necesidades fisiológicas sobretodo en recolección de productos hortofrutícolas.

• Lavarse las manos con agua y jabón.

• Ubicar las zonas del servicio apartadas y libres de escorrentías que puedan contaminar las tierras de cultivo o las fuentes de agua.

• Disponer de un sistema de higienización de manos.

• Mantener las instalaciones y equipos limpios. Disponer de un programa de limpieza y desinfección (instalaciones, equipos y utensilios). Aplicar los biocidas autorizados.

• Retirar del campo los productos ya embalados y restos de material envasado.

• Envasar los productos para el consumo directo correctamente etiquetados y almacenados correctamente.

Obligatorio agricultores:

  • Describir todos los medios de producción empleados.
  • Registrar todas las transacciones realizadas.
  • Conservar estos datos durante un mínimo de 3 años (facturas, albaranes, analíticas, etc….).
  • Inscripción en REGEPA
  • Cuaderno de explotación

FUENTE: agroambient.gva.es https://agroambient.gva.es/documents/163214705/175102295/Bolet%C3%ADn+de+Avisos+n%C2%BA%201%2C%20enero+2022.pdf/dcf4275c-46df-4c5e-ab84-a82522af238a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.